Hola papás,

Queremos contaros un poco sobre la lección de tres periodos o también conocida como lección de tres tiempos.

Lección de tres periodos (tiempos)

Pero antes os vamos a situar en nuestro ambiente, nuestra Comunidad Infantil, con niños y niñas que rondan los dos años y que se encuentran en pleno periodo sensitivo del lenguaje.

A esta edad, aunque aún no pronuncien correctamente algunos sonidos, incrementan exponencialmente su vocabulario y cada día afinan su oído para escuchar cada palabra, cada pronunciación y entonación, interiorizarla y eventualmente prepararse para entonarla.

Lección de tres periodos (tiempos)

Así es como adquieren una de las herramientas más poderosas que poseemos, EL LENGUAJE.

La lección de tres periodos es una presentación Montessori del área de lenguaje cuyo objetivo principal es la de proporcionar vocabulario asociando palabras a objetos concretos, ayudando así a la interiorización de nuevas palabras.

Sabiendo esto, y trabajando bajo la filosofía Montessori, que cubre las necesidades de cada niño y niña hemos introducido al ambiente una lección de tres periodos con el tema de “verduras de otoño”.

Lección de tres periodos con el tema de “verduras de otoño”

En una cesta hemos puesto una calabaza, un calabacín y una zanahoria reales y hemos iniciado con el primer periodo de esta lección: Exponer y presentar el objeto por su nombre “esto es una calabaza” y colocamos la calabaza sobre una alfombra para que puedan observarla.

Continuamos cogiendo en este caso otra verdura y decimos “esto es un calabacín” y lo colocamos al lado de la calabaza, y así también con la zanahoria.

Lección de tres periodos (tiempos)

Al avanzar al segundo periodo relacionamos la palabra al objeto “puedes coger la zanahoria” “puedes oler el calabacín” “le pasas la calabaza a tu amigo de al lado”.

Y al llegar al tercer periodo subimos la dificultad e invitamos a los niños y niñas a enunciar el nombre del objeto, señalando por ejemplo la calabaza y diciendo “¿Sabes cómo se llama esto?” “¿Me dices el nombre de esta verdura?”.

Cuando algún niño o niña aun no es capaz de identificar el objeto por su nombre o pronunciar correctamente, nosotras no le corregimos directamente, simplemente repetimos correctamente cada palabra para que él o ella escuche y poco a poco acumule esta información.

Al terminar, guardamos cada objeto en la cesta y lo colocamos en su sitio de la estantería.

Y así periodo a periodo, palabra a palabra, objeto a objeto cada niño y niña encuentra significado en las palabras, agudiza su oído y obtiene nuevo vocabulario.

0 comentarios

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir!

Deja una respuesta